jueves, 18 de diciembre de 2008

Madre a tiempo completo

Me he tomado el día libre para recrear la ilusión de ser una madre a tiempo completo. Por un día. He vestido con calma a los niños, después de desayunar con calma, todo sin correr. Los he llevado a sus respectivos coles. Sin correr, primero a uno y luego a otro. He vuelto a casa a recoger un poco. Y he ido al cole del mayor a ver la función de Navidad. Todos los de su clase enfundados en túnicas plateadas (por obra y gracia, en nuestro caso, de la abuela misericordiosa), parecían la versión infantil de Abba pero estaban monísimos todos y me he emocionado al oirles cantar (todos los años lloro de la emoción en la función de Navidad, pero esto es lo normal, si algún corazón de pedernal no se emociona que vaya a revisión). Luego he ido a la escuela del pequeño a un taller de postales de Navidad. El enano se ha emocionado al verme aparecer en su clase, se ha abalanzado sobre mí y no me ha soltado un segundo. Sólo para agarrar un pincel con todos sus dedotes y pintar de verde todo lo que se ponía por delante, incluidos los pantalones de su madre. Luego de purpurina, y de estrellitas de colores. Nos hemos convertido prácticamente en árboles de navidad andantes. La postal también quedó bonita. Muy espontánea. Luego le he dejado, amagando un pucherito, que continuara su jornada escolar y yo he seguido mi periplo de madre a tiempo completo. He ido a hacer una compra grande, porque estamos en el límite del desabastecimiento, y llevada por el espíritu navideño me he dejado una fortuna en turrones y panetones. He regresado a casa feliz y satisfecha a esperar que me trajeran el pedido. Y mientras llegaba la hora de recoger a los niños, he hecho galletas de navidad. A las cinco he ido a buscar a los enanos, hemos merendado juntos y he ayudado con calma al mayor a hacer sus deberes y luego hemos leído un libro. Ahora les voy a bañar y les voy a dejar con todos los juguetes que quieran dentro de la bañera.
Un día perfecto de mamá a tiempo completo. Y la verdad que no ha estado nada mal. Prefiero no ponerme a pensar si me haría feliz serlo todos los días.

3 comentarios:

  1. Ay Carolina.....

    Mamá de tiempo completo...Unas queremos estar adentro y otras arañan las paredes por estar afuera.

    Lo digo porque mis amigas que tienen hijos y no trabajan, babean de la envidia porque tengo un trabajo, un salario, compañeros, salgo todos los días de casa, etc, etc.

    Pero es que tú cuentas, con eso yo también sueño de vez en cuándo. No tener que alistar nada para el día siguiente, ir a dejar a mis hijos a sus jardines, regresar a casa y desayunar con calma, mirar los programas de revistas matutinas de la tele, salir de compras, arreglar un poco la casa, recoger a los niños, almorzar...

    Pero lo más duro es cuando el sueño no es sólo mío, sino cuando alguno de mis hijos me dice en la mañana, mientras estamos en las carreras para alistarnos e irnos: "Mamita, hoy me quiero quedar en mi casita" "Mamita, no vayas a trabajar hoy" " Mamita, hoy quiero almorzar aquí contigo"

    Ah...las pocas veces que yo he sido mamá de tiempo completo, tampoco me gusta pensar mucho qué tanto me gustaría quedarme en casa, y qué tantas cosas me estoy perdiendo de vivir con ellos...

    Pero si les preguntas a las que no trabajan, a ellas el techo de sus casas se les viene encima, los días pasan sin mayor novedad, los hijos las consumen...

    Yo sería feliz con un balance: un día trabajo, otro día no... pero con esas condiciones, no creo que ningún empleador esté considerando darme trabajo...Por eso yo no creo en la igualdad de géneros. Definitivamente las mamás deberíamos de tener un trato diferenciado en nuestros trabajos: mejores horarios, flexibilidad, cercanía, etc...

    Bueno, ya me desahogué.

    Marissia.

    ResponderEliminar
  2. Yo soy madre a tiempo completo y la verdad estoy encantada pero si es verdad que hay días que no aguantas más y cuando llega el padre a casa le pasa el relevo casí antes de ponerse las zapatillas, jajaja. Lo que not engo tiempo es de ver la tele por las mañanas, desayunar con calma o salir de compras, igual es porque tengo un niño de dos años en casa y la que está en el cole viene a comer y la engoq ue recoger, traer y llevar, pero vamos que tiempo libre para mi más bien ninguno, y también tengo que organizarme cuándo voy a la compra, así qe sin o fuera por la abuela!! otra vez la abuela eh? jajaja
    De odas formas cuando trabajaba fuea de casa creo que tb era madre a tiempo completo porque pensabas en si estarán bien si se le habrá pasado la fiebre, si hoy esto si lo otro, ¿no?

    ResponderEliminar
  3. Definitivamente, el rol de una madre no esta bien señalado en una sociedad, tenemos que hacer o todo o nada.O quedarte en casa o trabajar no hay mas opciones.

    ResponderEliminar

Compártelo