sábado, 13 de diciembre de 2008

El traje para la función de Navidad

Llevaba varios días, casi semanas, temiéndome esto, que nos encargaran el traje para la fiesta de Navidad en el colegio. Como la fecha se echaba encima y no decían nada, comencé a acariciar, pobre ilusa, la esperanza de que como el mayor ya está en primero de primaria pues que no tuvieran que vestirse, que eso fuera ya algo sólo para los pequeños. Pero cuán equivocada estaba. Ayer llegaron las instrucciones, con boceto y todo: el próximo jueves tiene que llevar una túnica plateada, ancha, de cuello redondo, por la rodilla. Una túnica plateada con mangas anchas, de esas tipo japonesas o de mariposa, que no sé ni cómo se llaman. ¿¿¿¿¿Y de dónde saco yo una túnica plateada en cinco días?????? Porque yo no sé coser, lo reconozco sin avergonzarme. A un botón llego, como mucho a un dobladillo, pero de ahí a cortarle una túnica va un mundo y muchas, muchísimas horas de agonía aguja en mano...
Y me pregunto yo, ¿de qué van a ir vestidos con una túnica plateada? ¿De sacerdotes posmodernos? ¿Cantantes de Abba? ¿Ángeles caidos? Con eso de que en los colegios públicos no se puede caer en símbolos religiosos, cada año piensan en algo que esté relacionado con la navidad, aunque sea remotamente, pero sin ser religioso. Rizando el rizo, el hijo de una amiga mía, en otro colegio, tuvo que disfrazarse de nube unas navidades. Sí, de nube, muy navideño, que en navidades siempre llueve. Y eso sí, siempre van vestidos todos iguales para que no haya favoritismos. El mio ha ido un año de papa noel, otro de muñeco de nieve, y otro de pastor, y esa vez, como iban todos forrados de borreguito, aquello parecía una concentración de reivindicación de la trashumancia. Y este año de sacerdotes galácticos. Ahora que lo pienso, no sé si el chino de la tienda de la esquina estará al tanto, que otros años hizo el agosto con los trajes de papa noel y de zagal. Estoy por pasarle el boceto del cole a ver si aún está a tiempo de encargarlo, que dicen que los chinos trabajan muy bien bajo presión...
Pero por si acaso: Cambio traje de muñeco de nieve por túnica plateada.

1 comentario:

  1. Los chinos, benditos sean ellos. Son el signo mas evidente del cambio de los tiempos. Nuestras madres sabian coser y eran ellas las que nos hacian las faldas de pastorcita, siempre rojas con tiras negras, que ademas te servian tambien para ir disfrazada otro dia de Caperucita, por ejemplo. Y la que no sabia coser o no tenia tiempo, siempre tenia una sastra de confianza de la que tirar. Yo, en vez de tener una sastra, tengo a mi chino de cabecera, esa tienda inmensa en la que siempre me resuelven estos problemas y a la que gracias a mi natural despiste, llego siempre la tarde anterior al evento pensando no lo van a tener, seguro, ¿por que iban a tener un disfraz de gallina en un chino?. Y bajo agobiada, sintiendome culpable por no haber dedicado mas tiempo a las cosas importantes de mi hija y cuando les pregunto ¿teneis disfraces de gallina? y me contestan, "al fondo del pasillo" siento que me quito un enorme peso de encima.
    A veces siento la tentacion de llamar a mi madre y pedirle que me haga algo para las peques, pero la mayoria de las veces que lo hago no esta en casa porque ha ido a clase de ingles, de padle, de sevillanas o esta en un crucero por el Caribe. Otro signo de que los tiempos estan cambiando, antes las abuelas pasaban muchas horas en casa haciendo rosquillas para los nietos. Ahora viajan. ¡Que lo disfruten!

    ResponderEliminar

Compártelo