viernes, 7 de noviembre de 2008

Reunión del cole

Ayer tuvimos reunión en la escuela del mayor. Era la primera reunión del trimestre y era importante, porque nos iban a explicar cómo están funcionando ahora que son ya niños mayores y van a primaria, y tienen libros y hasta deberes. Estábamos 35 progenitores. 35, de los cuales 33 eramos madres y tres, padres. O sea, una proporción inferior a uno a diez (mejor aún que en la de guardería, a la que asistimos sólo 14 madres). De las que estábamos allí, había madres de todas las modalidades: unas que no trabajan fuera de casa, otras que tienen un trabajo a tiempo parcial y que les deja más tiempo para estar con los niños (elección que nunca toman los hombres, por cierto), y otras que trabajamos a tiempo completo, como nuestros maridos, y nos pasamos el día corriendo con la lengua fuera para tratar de estar en todas partes. Pero el caso es que eramos casi todas madres haciendo un esfuerzo para estar al tanto la vida escolar de nuestros hijos.. ¿Y los padres? Supongo que su trabajo sigue siendo más importante que el nuestro, o eso les parece a ellos, o les resulta más difícil escaparse para ir a la reunión o lo que sea, pero el caso es que sigue recayendo sobre nuestras espaldas de madres el seguimiento diario de los hijos. Y me imagino que lo mismo ocurre en tantas otras reuniones de colegios. A ver, quién haya asistido a una reunión con mayoría de padres, por favor, que me lo cuente ya mismo que necesito recuperar la fe en la implicación masculina.
Anda que no nos queda camino por recorrer hasta alcanzar esa pregonada corresponsabilidad en el hogar y en la familia.... Ay, qué seria me pongo cuando hablo de estos temas, pero es que no puedo evitarlo...

5 comentarios:

  1. A veces convendría recordar que la falta de implicación masculina es sólo parte del problema; las mujeres que permiten que éso suceda no están libres de culpa.

    Lo digo como futuro padre (en la vigésimoprimera semana de gestación) que anhela con todas sus fuerzas no perderse ni un segundo de las vidas de sus hijos.

    ResponderEliminar
  2. Pues no te desmiento...a mí me pasa en cada reunión. Mi marido promete ir, y en el 80% de los casos algo ocurre: desde una reunión o una gira, hasta me olvidé que era hoy....

    Por eso somos mamás!! Y la verdad es que yo no quiero que nadie me quite ese privilegio!!!

    ResponderEliminar
  3. pues sí, Eduardo, estoy completamente de acuerdo contigo. Muchas veces somos nosotras las que asumimos todo el peso y no dejamos espacio a los padres. Así que mucha suerte y ojalá logres compartirlo TODO!.

    ResponderEliminar
  4. Marissia, eso es lo que nos esta matando, el pensar que las mamas podemos con todo. A mi no me preocupa el esfuerzo fisico que eso supone--carreras por todos lados-- ni el mental-- es tremendo la organizacion que se necesita parea llegar a todo-- tener sino lo que estamos trasmitiendo a nuestros hijas y a nuestros hijos. Echandonos todas las tareas a la espalda, lo unico que conseguimos es estar siempre agotadas, deprimidas y de mal humor y si encima lo justificas diciendo que para eso somos madres, nuestros hijos veran que hay ciertas cosas que siguen siendo tarea de las mujeres. Es otra forma mas de perpetuar el machismo hasta el infinito....

    ResponderEliminar
  5. Yo tengo la suerte de que mi marido haga por subir la estadística de implicación masculina. Él se apunta a lo que sea (con más ilusión que yo) y no tiene reparos en escaparse del trabajo para ir hasta a la más absurda revisión pediátrica (o es un vago, o quiere escaquearse de su jefe, o está en el paro y no me lo ha dicho...). Vamos juntos a dejarla a la guarde, a recogerla...

    Besitos y mucho ánimo

    queridacosita.blogspot.com

    ResponderEliminar

Compártelo