lunes, 24 de noviembre de 2008

Lunes 'horribilis'

Los lunes no son nunca un buen día. No lo son en circunstancias normales, menos aún cuando anuncian súbito cambio de tiempo, con entrada de frio polar y temporal invernal. Y si a eso le añades que además no has dormido nada en todo el fin de semana, pues ya ni te digo. Porque dormir, lo que se dice dormir, en el sentido de descansar, recuperar fuerzas y enlazar una hora tras hora roncando a pierna suelta, pues no hemos dormido nada. Ni el viernes. Ni el sábado. Y menos todavía el domingo, porque nuestro angelito de dos años, dos meses y 17 kilos se ha empeñado, por alguna extraña razón, en someternos a la tortura –porque esto está clasificado como tal por todos los tratados y convenios internacionales- de despertarnos cada media hora con alaridos, llorando desconsolado como si le fuera la vida en ello. Cada media hora. A las 11. A las 11 y media. A las 11 y cuarentaycinco. A la una. A la una y media, y a las dos.... y así hasta las cinco, cuando el angelito, extenuado, ha cogido por fin el sueño. “Esto no se lo hacen ni a los presos de Guantánamo”, se quejaba su padre esta mañana, hecho un trapo, mientras se afeitaba. Y hecha otro trapo, sólo que con más barriga, me encaminé yo a mi trabajo, en este lunes horribilis, de viento frio y rastro de nieve en el horizonte. Y claro, cuando el lunes empieza así, tan lunes, pues no puede terminarse todo ahí. Y en plena reunión semanal se me ha desplomado la tensión, que hasta estrellitas he empezado a ver mientras hablaban mis compañeras. “No sé cómo te tienes de pie”, me ha dicho la enfermera de la empresa, alucinada al ver que tenía la mínima por el suelo. Y eso digo yo, que no sé cómo me tengo de pie. Pero me tengo.

2 comentarios:

  1. Oye mamá en apuros...como no nos dices tu nombre y a mí me gusta llamar a la gente por su nombre, pues te voy a poner uno, a ver si te gusta: CAROLINA

    Vamos a ver...tu hijo mayor se llamará Andrés, y el bebé, Carlitos...te parece?

    Empecemos:

    Pues sí Caro, lo que le atormenta a Carlitos son las pesadillas....y dime una cosa...Andrés no se despierta??

    Mi gorda, que también tiene dos años, de vez en cuando se me está despertando por las madrugadas con un terror horrible, y me dice que tiene miedo y que los fantasmas negros la asustan. Por la mañana, cuando le pregunto, me dice que tuvo pesadillas y que los fantamas le dan miedo...

    Una noche de estas era tal el miedo, que se aferraba a mí como un mono en un ventolero, y no quería ni siquiera que hiciera intento de acostarla. Ultimamente le he estado dando media cucharadita de Psicosoma, para que se tranquilice un poco, porque eso ayuda con las pesadillas nocturas.

    Oye Caro, podrías probar también con un baño caliente para Carlitos antes de dormir, o un te de manzanilla también a la hora de acostarlo.

    Definitivamente son etapas...pero lo peor de todo es no dormir...


    Bueno querida Carolina, espero que esta noche sí puedas dormir mejor.

    Marissia.

    ResponderEliminar
  2. Menuda nochecita, niña. Sé que no es consuelo, pero si queres reirte un poco imagina la escena de mi casa esta noche pasada. Para ponerte en antecedentes he de decir que mis hijos duermen cada uno en su habitación. Bueno, mejor decir "mis hijos tienen una cama cada uno en su habitación correspondiente", porque lo de "dormir en su cama" hace unos días que no sabemos lo que es.

    A las 2.30 llamó el pequeño (15 meses) pidiendo el biberón que nunca ha tomado de noche pero desde hace 15 días que está con gastroenteritis es de las pocas cosas que su organismo retiene. Así que lo traje a mi habitación y tras los alaridos al intentar dejarlo en su habitación tuve que acostarlo en mi cama.

    En mi caso marido + niño en la misma cama es un binomio imposible. Los ronquidos del Gran Jefe Indio irritan a cualquiera. Me lo van a decir a mí! Así que mandé al papi a la cama de la habitación del pequeño.

    A las 5 el que ha llamado ha sido el mayor (casi 4 años) para hacer kk. A las cinco de la mañana?! Resultado de haber empatizado con su hermano pequeño y haber caído también con el dichoso virus gastrointestinal, que en su caso le remueve las tripas cuando al bichito le viene en gana, sin tener en cuenta que esas no son horas ¡joé!

    Total, que con el mayor sentado al trono he sacado al pequeño de mi cama para ya torrado devolverlo al sitio del que nunca debió salir: SU cuna en SU habitación. Y he tenido que volver a deshacer el binomio imposible (recordemos que maridín dormía en esa habitación desde hacía unas horas) y enviar a papi de vuelta a nuestra cama.

    Como era de esperar, el mayor tras haber cumplido con Sr Roca ha pedido acostarse conmigo (angelico, si lleva una semana "esfurriao", cómo negarme!). Y ahí en medio le he dejado, aguantando los ronquidos del Gran Jefe, al que ya me he negado a mudar de nuevo porque la única opción posible en ese momento era el sofá del salón y ya me ha dado miedo el mero de hecho de imaginar su reacción si se lo pedía.

    Así que como ves, esta noche mi casa parecía Nuevos Ministerios en Hora punta.

    Compañera, no estás sola! Pero tú estás embarazada, y eso te da los suficientes puntos para ganar por goleada. Yo tampoco me explico cómo aguantas en pie. Mucho ánimo, que sabemos que al menos ese estado tiene fecha de caducidad.

    ResponderEliminar

Compártelo