miércoles, 12 de noviembre de 2008

¿Cuánto puede comer un niño?

Después de dar pena el otro día con nuestros avatares nocturnos, ahora voy a dar envidia con las comidas (sobre todo a ese lector anónimo que me quiere regalar a sus hijos a la hora de comer, quizá podríamos hacer un intercambio: que duerman todos en su casa, donde parece ser que se duerme de un tirón, y que coman todos en la mia, donde se rebaña el plato). A lo que iba: Mis hijos -ya va siendo hora de limpiar un poco el buen nombre de los pobres*- se comen TODO lo que se les pone delante a una velocidad de vértigo. El mayor siempre comió bien, pero el pequeño lo ha superado. En sus 26 meses de vida, nunca ha escupido nada. NADA, ni las medicinas. Se lo traga todo, sin miramientos. Sea lo que sea. Pasó directamente de comer papillas a meterse cebolletas en vinagre en la boca. Hay que tener cuidado con él porque nos quita la comida del plato, ya sean sardinas en escabeche o alcachofas picantes. El otro día les puse delante un plato de pescado delante, me di la vuelta un minuto para responder el teléfono y cuando volví ya estaban sus platos relucientes. Hasta miré debajo de la mesa para ver si los habían vaciado ahí.
Pero esta voracidad troglodita tiene también, aunque cueste creerlo, sus inconvenientes: no se sacian nunca. Siempre quieren comer más. A todas horas. el pequeño se pasaría el día entero ingiriendo alimentos. El año pasado llegué a preocuparme cuando le quitaron la custodia a los abuelos de un niño (en Asturias, creo) porque comía demasiado y estaba obeso. El mio, obeso lo que se dice obeso no está, pero nadie diría que está flaquito. Y claro, a una le surgen dudas: ¿cuánto puede comer un niño? ¿cual es el límite de su estómago?

*Prometo que esta será la primera y última entrada del estilo "Pero qué bien me come mi niño". Con esto doy por cerrado el tema.

6 comentarios:

  1. JEJEJE me parto. Brillante descubrimiento, la verdad, un auténtico placer, casi comparable el de tus niños ante un buen plato de matanza.

    ResponderEliminar
  2. Hola querida Mamá en apuros:

    No sabes cuánto me río con tus historias. Yo soy de Costa Rica y a veces me cuesta entender cómo escribes tú y los demás españoles, pero igual me la paso bien leyendo.

    No sabes la bendición que tienes con lo de la comida...yo tengo uno de seis años que si no me cuido me come a mí también, pero la niña de dos años es toda una delicadeza para comer...a veces sí y a veces no

    Con lo de los biberones, te iba a escribir ayer pero con tanto trabajo aquí ni pude hacerlo. Yo supe de eso con mis dos hijos, pero lo mío no era el biberón sino el pecho. Aunque el mayor ya de más de un año sí se acostumbró a tomar un chupón de madrugada...y aunque le diera un atole con cereal a las 11pm, a la 1 am estaba como todo un comenzal, esperando su comidita de la madrugada.

    Y sabes cómo le quité la maña?? Los primeros quince días, le daba el chupón con 3/4 de leche y 1/4 de agua, los siguientes quince iba mitad y mitad, luego más agua que leche, hasta que le cambié a manzanilla, y luego a agua pura. Unos cuantos días se despertaba, tomaba el chupón con nada, y se tomaba un par de onzas. Luego se dormía. Ya después de como mes y medio de estar en ese vacilón, le dio mucha flojera despertar por un chupón de agua, así que empezó a dormir toooda la noche... Es un consejo que no falla, pero hay que tener paciencia. Así el nene no llora de rabia porque igual tendrá algo que tomar, pero poco a poco su cuerpo se acostumbra a no tomar leche hasta que un día maravilloso duerme como angelito.

    Te invito a que pruebes mi consejo...nada pierdes...más bien tienes mucho qué ganar!!!

    Saludos!!

    Marissia.

    ResponderEliminar
  3. Hola Marissia, gracias por tu consejo. Y probaré, aunque dudo mucho que logre engañar a mi troglodita voraz con un biberón de manzanilla, me lo va a tirar a la cara y me a sacar un ojo!!

    ResponderEliminar
  4. Bueno, la idea es que no lo tortures desde el principio...primero le vas mezclando agua con leche, hasta que al final es casi pura aguita...en verdad se aburren de despertarse por un biberón que no les sabe a nada....

    Buena suerte!!

    Marissia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hahahaha que barbaridad al menos el ver que no soy la unica que esta en esta situacion me hace sentirme menos sola... tengo un bebe de 19 meses y que guerra de noche en veces son 5 biberones y en otras 2 biberones pero llora y esta quejandose... y ahora estoy batallando para dormir... si me despierta tardo mucjo en volver a dormir. Y ya he intentado todo 7 dias sin darle biberon y nada paso el seguia llorando. Le baje.las oz. Y seguia llorando le.di avena en el biberon y seguía pidiendo ya no se que mas.hacer.... quiero dormir toda una noche

      Eliminar
  5. Sólo quiero decir que mi hija cuando tenía 2 años lo único que le pidio a los reyes fué un bocadillo de chorizo. Y en la cabalgata lo gritó, menos mal que no se le entendia mucho......... CHICHO PAN!!!!!!!!!!!
    Irene

    ResponderEliminar

Compártelo