martes, 21 de octubre de 2008

Todavía no habla

Mi hijo pequeño, que tiene ya 25 meses y medio, sigue sin hablar. Sólo pronuncia palabras bisílabas de una sola consonante. Ese es su límite. Manzana es ana. Yogur es ul. Tata mí significa galletas para mí. Y poco más. Pero por el momento no me preocupa, la verdad. Casi hasta agradezco que empiece a hablar un poco más tarde. Su hermano empezó a hacerlo como un señor, con frases completas, al año y medio, y desde entonces se ha convertido en la banda sonora permanente de mi vida. No calla un segundo y yo no he vuelto a poner la radio. Así que no me preocupo por el otro. Una de sus palabras favoritas es ulo. Se pasa el día señalando el idem de sus peluches, de los dibujos, de las fotos, de la tele, de las estatuas en los parques y de las señoras por la calle. Pero tampoco me voy a preocupar por su fijación por esta parte de la anatomía.

1 comentario:

  1. De verdad, qué bueno que nos des voz, y una voz tan divertida como ésta. Acabo de descubrirte y ya soy fan. Muakiss!

    ResponderEliminar

Compártelo