lunes, 20 de octubre de 2008

¿Para qué sirve esto?

Los niños, como todo el mundo sabe, tienen obsesión por las explicaciones. Para ordenar su mundo necesitan saber por qué ocurre TODO y para qué sirve TODO. Cuando tu hijo te pregunta algo que no tienes ni la menor idea de cómo responder (algo que ocurre con inusitada frecuencia, como poco varias veces al día), como "para qué sirven estos picos que tiene en el medio esta tijera tan grande", tienes dos opciones. La primera, salir por la tangente y replicarle, sin inmutarte, la primera demencia que te viene a la cabeza, como "para descuartizar partículas emergentes" o "para desescamar tiburones blancos cuando los tienen de oferta en la pescadería del mercado". Claro, con que esta opción corres el riesgo de desencadenar una secuencia infinito de preguntas: "¿Y cómo las descuartizas?" ?Y cuanto pesa un tiburón blanco?" "¿Lo venden con dientes o sin dientes?". Así que hay que sopesarlo bien antes de lanzarse por esa vía. Pero claro, la otra opción también tiene sus riesgos. Puedes decirle directamente "No lo sé", con cara de sinceridad. Pero ni aún así habrás zanjado el tema. Eso pensé yo el otro día cuando, agotada y sin ganas de iniciar una conversación, lo confieso, le aseguré que no tenía la menor idea de para qué servían esos DICHOSOS picos en la tijera, pensando, pobre ingenua que así zanjaría el tema. Y mi hijo mayor replicó con tono de reproche y desilusión: "Pues deberías saberlo, porque tú eres ya mayor y deberías de saber TODAS las cosas, no como yo, que todavía soy pequeño". Ahí sí que no supe qué contestarle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compártelo