jueves, 23 de octubre de 2008

El cerebro de Margaret Atwood

Ahora que acaba de llegar a España Margaret Atwood para recibir el Premio Príncipe de Asturias de las Letras recuerdo algo que le escuché decir una vez en una entrevista. Contaba con su gracia habitual que cuando nació su hija le costó muchísimo escribir durante dos o tres años. "Tenía la sensación de que mi cerebro no funcionaba, aunque con el tiempo volvió, le costó, pero funcionó de nuevo". Cualquiera que tenga un hijo pequeño que no duerma sentirá un consuelo enorme al leer esta confesión, hecha por una mujer que ha llegado tan lejos como Atwood. Yo aún estoy esperando que mi cerebro vuelva a funcionar, pero tengo fe en que, como le pasó a Atwood, volverá a hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compártelo