jueves, 25 de septiembre de 2008

Obesidad infantil

Un 21% de los menores de 5 años sufre sobrepeso u obesidad en España. Uno de cada cinco. Oigo las cifras en el telediario mientras recojo la mesa y al principio me sorprenden. Pero luego pienso en lo que ves comer a los niños por la calle, en el parque, en el metro (gusanitos, zumos, bollos con chocolate, meriendas industriales...), y me doy cuenta de que es normal que cada vez haya más niños con sobrepeso. Sale en la tele una madre diciendo que intenta primero que su hijo se coma el bocadillo, y que si se lo come, ya le da despues los gusanitos. Me quedo flipada, intenta que se coma el bocadillo. Yo no es que intente que se coman el bocadillo para merendar, es que es lo que hay. Bocadillo. De jamón. De queso. De nocilla. De chorizo. De lo que toque. Y hay que comérselo, porque sino, no es que no haya gusanitos (que nunca ha habido en casa, sólo los que llegan alguna vez de un cumpleaños, porque lo que es comprar, nunca, nunca he comprado una bolsa de gusanitos), sino que no hay parque, no hay tele, no hay cuento, no hay nada. Se paraliza la vida hasta que el plato queda vacío. Y así con todas las comidas. No hay opción de cambio. Hay lo que hay y se come para pasar al episodio siguiente en este juego continuo en el que estamos inmersos. Otras madres me comentan con frecuencia, sobre todo al ver devorar a los míos, que sus hijos no comen verduras, o legumbres, o ¡incluso frutas!. Imagino que ellas ya lo han asumido y entonces les ponen otra cosa para que coman algo. Yo no lo hago. Les planto el plato del día delante y toca comérselo. Al principio me sentía como una tirana, una especie de gobernanta de un internado del siglo XIX, de esos que salían en las novelas de Charles Dickens. Pero ahora ya me sale completamente natural y no me afectan, casi ni los escucho, los gritos ni los llantos. Y la verdad es que creo que el método ha funcionado: se lo comen todo

4 comentarios:

  1. http://psicologos-tenerife.blogspot.com/2009/05/confirmado-hay-que-dejar-que-el-nino.html

    ResponderEliminar
  2. Isabel, acabo de conocer la existencia de tu blog por la tele, por aquello de estar nominada a un premio, y la noticia cae en un momento de la vida mía en que, mira, teniendo cero hijos, me he lanzado al ordenador para leerte ávidamente. Estamos hablando de tener el primero y me hago mil preguntas, mil millones de preguntas. Espero que tengas notificación del comentario a pesar de ser un post muy antiguo, te escribo aquí porque me has tocado la fibra con eso de la comida.
    Quería decirte "¡Gracias!"
    Porque pienso que se debe actuar exactamente como tú relatas. Y cuando lo digo, siempre, SIEMPRE, me sale alguna madre, suficientísima porque ella tiene el título, con el consabido "claro-claro, porque no tienes hijos, espera a tenerlos y verás como se te caen todas esas seguridades tuyas y les acabas dando el bollicao" o algo por el estilo. ¡A la próxima que me suelte eso, le anoto el nombre de tu blog, vive Dios!
    Gracias, gracias, mil millones de gracias.

    ResponderEliminar
  3. Yo tambien doy con tu post mucho tiempo despues de su publicación. Yendo de blog en blog, he dado con el tuyo. No habia oido hablar de el antes.
    En mi caso, Criatura tien 13 meses. Es cierto que la obesidad infantil es un tema que me preocupa. Ya tenemos bastantes antecedentes de hipercolesterolemia y problemas cardiovasculares en la familia como para dejar que ponga como un balon. Esta claro que ahora es muy pequeño y aun no es un problema pero es ahora cuando hay que darle las buenas costumbres (comer a las horas que toca y lo que hay en el plato).
    A mi me educaron así. Era lo que habia de comidsa y lo que habria hasta que me la terminara, y si te lo dejas sera tu desayuno, y despues tu comida, merienda... y asi mientras quede algo en el plato!
    Hubo un tiempo en el que conseguí ser una maquina "de hacer bola" con la carne (siempre he sido muy lenta para comer) [yo no sé si era algo tipoco de mi o mi familia, pero en Belgica no conozco a nadie a quien la carne se le hiciera bola!!!!]
    En fin, está claro que a la gente, a nuesta sociedad actual, nos gusta lo que va rapido y funciona a la primera y tener que estar peleando una hora para lograr la ingesta de medio plato de espinacas en muy costoso, yo desde luego acabo muy nerviosa. Y claro, hay quien pasa del esfuerzo y saca la nocilla y san se acabó!

    Me alegro de ver que aun hay gente que cree en la mano dura y la defiende!!

    saludos!

    ResponderEliminar
  4. a mi me ha dado en el pecho pues mi hija esta obesa y lo mas serio es que no es por la comida chatarrra, sino pues es que come de todo y en grandes cantidades, en casa no tengo dulces ni nada pro el estilo ...asi que que hago pues me tiene desesperada, y la verdad no se que mas hacer....

    ResponderEliminar

Compártelo