martes, 7 de junio de 2016

Mamá, ¿y si yo no quiero quedarme embarazada?

'Mamá, ¿y si yo no quiero quedarme embarazada?' La preguntita de marras me la soltó, así a bocajarro, mi hija de siete años cuando estábamos entrando al gimnasio. Me vino bien estar abriendo en ese momento la puerta de cristal porque así tuve unos segundos para recomponer la cara y pensar qué le respondía. Una señora que salía en ese momento oyó la pregunta y a duras penas contuvo la risa. Yo contuve la sorpresa y, con una naturalidad y desenvoltura algo fingidas, le respondí que si no quería quedarse embarazada pues que no se quedaría embarazada, y que luego en casa lo veíamos todo, que ahora íbamos a entrar en la piscina y estábamos llegando tarde a su clase.
La pregunta había surgido, porque su hermano, nueve años, me preguntó por qué su primito, de año y medio, iba a tener ya otro hermanito, así tan seguido, que si sus papás estaban de acuerdo con que llegara tan pronto el hermanito. Yo le respondí que claro que sí, que iban a tener otro bebé porque habían querido, que eso es lo que sucede normalmente, y que si no se acordaban de lo que les había contado el otro día sobre cómo se hacen los bebés. Y según les hablaba me venían a la cabeza los consejos de los expertos, que aseguran que hay que aprovechar todas las oportunidades para hablar de sexo con nuestros hijos, que cuando pregunten hay que responderles sin evasivas y sin cursilerías (como contaban en este artículo de El Mundo). Os confieso que yo notaba, ahí entrando a la piscina, que un poco sí estaba evadiendo el tema. 
Mi hijo mayor, 13 años, ha llegado a la adolescencia sin hacer una sola pregunta sobre el tema y  me he encontrado con que se me ha hecho ya un chico grande sin haber hablado casi nada de estas cuestiones, porque siempre esperas a que pregunte y si no lo hace no surge la ocasión. Y ahora cuando he tratado de sacar el tema con él se me escurre como una anguila. 
Por ello con los dos pequeños estoy tratando de compensar esa carencia y no desperdiciar una sola oportunidad.  Así que dicho y hecho, con el tema aún caliente (la llegada del nuevo primito y el cómo no quedarse embarazada) nada más llegar a casa me senté con ellos, pertrechada con toda la bibliografía que he conseguido sobre el tema. Y aquí paso a compartirla con ustedes porque el día menos pensado vuestros hijos, si no lo han hecho ya, os van a hacer la misma pregunta que los míos.
Desde que os hablé de esto hace unos meses por primera vez (en el post Hoy vamos a hablar de sexo) he estado investigando sobre lo publicado para hablar de sexo con los niños. Y me ha sorprendido los pocos libros que hay. La obra de referencia sigue siendo uno de 1975!. Es cierto que no ha cambiado nada en la manera de hacer los niños, y el libro sigue siendo totalmente vigente y muestra las cosas de manera divertida, con una pareja regordeta muy graciosa que hace el amor con mucho salero. A mí me hace mucha gracia un pie de foto de los dos en plena faena que dice "esto es lo más cerca que pueden ponerse dos personas":



Este libro se complementa con otro para niños algo mayores, sobre los cambios que se producen en la pubertad. '¿Qué me está pasando?'. El día que llevé los libros a casa me encontré por la tarde al mediano atrincherado en su litera enfrascado leyéndolo, así que supongo que cumplen su cometido.




Y muy recomendable también este libro en pdf No les cuentes cuentos que es perfecto para leer con los niños cuando son pequeños.

Así que ya sabéis, aprovechad las oportunidades!! 


lunes, 6 de junio de 2016

Empezamos la Semana Grande bloguera

Atacada de los nervios estoy empezando esta mi Semana Grande como madre bloguera. Estamos en plena cuenta atrás para el evento bloguero del año:  El 4º Encuentro Madres 3.0 que organiza YO DONA (revista en la que servidora se gana las lentejas de sus hijos) y el Club de las Malas Madres!!!!


Un año más tenemos un pedazo de programa con las blogueras más interesantes del momento, aquí podéis ver la agenda. Si os habéis quedado fuera (el aforo se llenó enseguida) no os preocupéis porque en redes sociales y en yodona.com podréis seguirlo todo.

Y por la noche nos daremos a La Party!!!!


Y al día siguiente, con todo el resacón encima, me iré a firmar libros a la Feria del Libro, con mi hija pequeña que está encantada porque es la autora de la portada del nuevo Diario de una madre imperfecta.  Os espero. No nos dejéis ahí solas. Hacedlo por mi hija.




lunes, 23 de mayo de 2016

Redecorando las habitaciones de las fieras

Soy muy fan de los productos noruegos. Por alguna extraña asociación el Made in Norway para mí es sinónimo de calidad y, sobre todo, de resistencia y durabilidad. Perdonadme el simplismo, pero un país del que zarparon hordas de vikingos solo puede producir cosas buenas y resistentes. Lo comprobé con la trona Stokke, la icónica Tripp Trapp, el único lugar donde mi lindo mediano (que ahora visto retrospectivamente, rozó la obesidad, no tengo reparo en reconocerlo) lograba estar reducido sin poderse volcar ni soltar. Quedaba encajado en aquella trona y, siempre que no se pudiera agarrar a ningún sitio para hacer palanca, podia dejarle allí unos minutos, que yo aprovechaba para esos menesteres de primera necesidad, tal que vestirme.
Pues bien, he vuelto a renovar mi fe en el Made in Norway con las pinturas Jotun. Debo confesar que no las conocía. Cuando leí que tenían una gama que se llamaba 'Resist' pensé que había sido creada pensando en mi casa y, sobre todo, sus habitantes. Dicen ellos, los de Jotun, que es la 'pintura definitiva', que no solo es lavable sino que repele las manchas, y deseosa estoy yo de comprobarlo. Ya os diré de aquí a unos meses cómo va soportando los trasiegos de mis fieras. Oportunidades en mi casa no van a faltar para ponerla a prueba. De momento está así de rebonito. y de impoluto. Esta es la habitación de la niña pintada en el tono Soft Lilac.



Y esta es la del mayor, que acaba de entrar en la adolescencia. He elegido los tonos Platinum y Oxford River, a ver si apacigüan sus hormonas. 


Y os diré que lo he pintando con mis manitas, porque nada me puede gustar más que agarrar un rodillo y darme a la pintura. Os diré, ahora con conocimiento de experto, que es una pintura facilísima de aplicar, que cubre mucho y que al secar queda muy uniforme, como si la hubiera pintando un verdadero experto. Tienen infinidad de colores, pero para facilitarnos la elección a las madres indecisas, como servidora, han sacado un catálogo rebonito con la carta de colores Majestic Kids.


*Post elaborado en colaboración con Jotun Majestic Kids.

Compártelo